Museo de historia de la automoción de Salamanca :MHAS

Una de las obligadas paradas dentro de la monumental ciudad de Salamanca es sin duda para los amantes del motor el MHAS.

Situado a orillas del Tormes , entre el Huerto de Calisto y Melibea y el río que da nombre al Lazarillo , se levanta un precioso edificio centenario que en su día albergó la fábrica de La Luz .

Un enclave casi idílico en una ciudad tan cómoda y acogedora que invita por algo menos de lo que cuesta un desayuno a soñar y aprender gracias a los esfuerzos de la fundación Gómez Planche y el apoyo de los organismos autonómicos y estatales a descubrir o redescubrir modelos que han formado parte de la historia del automóvil .

Casi por casualidad se cumplió otro deseo de la juventud , visitar el museo , que de la mano de la dirección y gracias a Ricardo Sanz ( documentalista y gran apasionado del museo ) se hizo posible.

A pie o en coche , os recomiendo que si podéis aunque sitio para aparcar hay , os dejéis las llaves guardadas y paseéis por la ciudad hasta extramuros donde descubriréis el museo .

El paseo desde el centro es agradable y después de encontrar la rana sobre el cráneo privilegiado de la Universidad o descubrir el astronauta de la fachada de la catedral , de volver a enamoraros en el huerto donde queda inmortalizada en piedra la trotaconventos y descender las escaleras De la Torre de los Jerónimos , toméis calle abajo sin dejar de vista la casa Lis y a la ribera del Tormes donde un chasis de camión encontrado en el río preside la esquina de edificio , entréis en el MHAS.

Tres plantas que descubrimos gracias a Ricardo que como buen Cicerone nos enseñó hasta la última curiosidad del museo .

Una excursión de algo más de dos horas que se hace amena y que si os gustan los coches , no parará de sorprenderos .

Coches de los años 30 , ( muchos ) 40 ,50 , deportivos y fórmula 1 , hasta prototipos de lo que un día sería la nueva Hispano Suiza , sin olvidar los orígenes de la mano de la estrella .

Pegasos , coches presidenciales y una exposición temporal que se renueva para tener excusas y volver .

Una forma diferente de entender la historia de un país o un momento social ;el coche de gasógeno o los felices años 20 , sin olvidar el espíritu de D.Demetrio Gómez Planche ( Q.D.G.) que está inmortalizado , no sólo en el busto de la entrada también en la recreación de su despacho .

Más de doscientos coches que pudimos ver para deleite de nuestros ojos , en un estado excelente de conservación .

La ambientación del mismo es acertada , si bien la música ambiente que acompaña la visita es acorde a la planta y los autos que en ellas descansan .

La accesibilidad es según vamos paseando por el museo , una enseña que quiere hacer más universal La enseñanza pues ” quod natura non dat , Salamanca non presta” pero aquí desde el principio , se abren las puertas al conocimiento o por lo menos al descubrimiento sin dejar a nadie de lejos , digo esto porque me encantó la iniciativa de la fundación de hacer todos los carteles informativos de los coches en Braille y con dispositivo interactivos que gracias al móvil ,te enlazan a unos tutoriales para que de forma sencilla entiendas con una explicación tan cotidiana como práctica , lo que se muestra en cada cartel ,en forma de códigos QR ( y es que la cultura debe ser universal ) ciencia y tecnología al servicio de la educación .

Didáctico , nos quedamos sorprendidos ante las explicaciones de Ricardo de cómo la obsolescencia planificada ya se tenía presente en la Chevrolet de los años treinta o de cómo utilizar las energías renovables en coches ( hay un modelo desarrollado ” ad hoc” de forma conjunta por el museo y futuros ingenieros .

Si , sin duda muy aconsejable y gratificante , ideal para ir en familia , sólo o acompañado y así lo reflejamos a la salida en el libro de visitas en el que os propongo un juego : igual que buscáis la rana y el astronauta , a ver si encontráis la reseña de fastandclassics en el libro ( jejeje) .

Mil gracias a la fundación Gómez Planche y la dirección del museo .

Ricardo , eres un auténtico enamorado del motor y lo dicho , si en el futuro necesitas de mis juguetes grandes , para mí será un honor que duerman en el museo , muchas gracias .

p.d. un secreto , las vistas de la ciudad desde la segunda planta del museo , son espectaculares .

Os dejo un enlace , pinchad abajo

Info museo MHAS

Esta entrada fue publicada en Reportajes. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s