Volvo 740 : el coche que nunca conduje

Más responsabilidades y nuevos proyectos laborales hacen que cada día sea más difícil poder regalaros mis experiencias con los clásicos pero como un reloj suizo visto por un español , aquí sigo mes tras mes y año tras año , esta vez con un repor fuera de lo normal .

Como una especie de señal y casi a punto de terminar el mes , tras una cena con Marta y expresarle la falta de tiempo y las inclemencias temporales que han hecho difícil quedar con algún generoso propietario , se mostró ante nosotros casi por casualidad un precioso pero algo descuidado 740 GLE .

” espera , para un momento ” le digo a lo que ella me respondió ¿ pero que haces ?

– lo estoy viendo , este mes ya se lo que escribiré . Y sin dudar un instante , bajé del coche y amparado por la noche me puse como un loco a tirar fotos como un enfermo .

Un Volvo 740 con mucha falta de cariño que recuerdo no hace mucho , verlo circular con una ” L” en su luna posterior .

Algo más descuidado desde la ultima vez que lo ví pero con la misma personalidad de antaño .

Los que me conocéis , sabéis de mi especial cariño a estos suecos con tanta personalidad .

Volvos y Saab pre GM, siempre me han seducido , coches que o te gustan o los odias .

De los primeros , ya en dos ocasiones he tenido el placer de disfrutar durante la vida del blog y antes , un 740 y un 760 fueron dos de los coches habituales de casa.

El que ocupa en esta ocasión las líneas del blog , lo conozco desde pequeño , no esta unidad en concreto pero si este modelo , desde el día en el que mi hermano Lorenzo llegó con uno a casa .

Este 740 , posiblemente sea el más sencillo de los que en su día salieron de la cadena de montaje , quizás el 4 cilindros de dos litros .

La oscuridad de la noche a penas deja ver una tapicería de tela y cuatro marchas de un interior en bastante buen estado a pesar de la personalización de su carrocería .

Recuerdo del nuestro , una tapicería de cuero y un botón mágico en el pomo del cambio ” una superdirecta” la unidad fotografiada no tiene ninguno de estos extras .

Cómodo , debería serlo , recuerdo perfectamente lo cómodo que era el nuestro .

Duro , durísimo y con muchísima personalidad .

Una de las cosas que siempre me sorprendió de este modelo , es su capacidad de quiebro , el giro perfecto que tenía este coche , que lo hacía muy maniobrable en espacios difíciles .

La silueta más próxima a un coche americano que a un modelo europeo , sin duda tuvieron que marcar y mucho a los españoles que en los ochenta veíamos uno , a mí lo hizo.

Quién sabe dónde terminará o cómo el protagonista capaz de hacer que este que escribe pare su coche de golpe y como un enfermo , se ponga a fotografiar a este ladrillo ( como de forma simpática se le ha llegado a llamar ) para mí , este cochazo , asequible y cada vez menos accesible .

Su valor poco cotizado , su personalidad y cada vez la dificultad para encontrar repuestos , hacen que estos modelos sean rara avis pero que mientras se cruce delante un enamorado con el tiempo y el dinero para tratarlo con mimo resurgirá como ave fénix .

Uno de esos coches que piden una segunda oportunidad y que estoy seguro regalará momentos maravillosos a su dueño .

Un clásico por descubrir

Ojalá pronto descubra al dueño del coche y quien sabe …. a lo mejor toca cambiar el título del repor.

Un saludo y dulces rodadas .

Esta entrada fue publicada en clásico del mes. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s