Mercedes 300 GD : mucho por vivir

Uno de los modelos más longevos de la marca de la estrella es sin duda el clase G.

Desde finales de los setenta que empezó a tomar forma el proyecto hasta hoy , muy pocos han sido los cambios que ha sufrido este clásico moderno .

Su singular silueta fácilmente reconocible , los intermitentes sitiados encima de los arcos de rueda o una imponente estrella en la calandra central , son señas de identidad de este robusto todo terreno que bien vale para surcar las dunas o para disfrutar de una tarde de compras por las calles más chic de cualquier ciudad .

Lujoso hoy y robusto y fiable desde siempre .

Un coche que no deja indiferente y del cual sabes que , si amas el campo , disfrutarás como un niño .

Un clásico al que con 40 años todavía le queda mucho por vivir .

Tener la oportunidad de disfrutar con una de las primeras series del G ( nuestro protagonista es del año 82)es un auténtico privilegio que ha sido posible Gracias a la generosidad de Adrián su dueño y las manos de Motorkrash Toledo .

En más de una ocasión he dicho y muchos estaréis de acuerdo conmigo , que detrás de la loca idea de restaurar un clásico , hay un carácter emocional grande que impulsa acciones en ocasiones irracionales que si bien un enamorado del motor siempre entenderá , algo de eso tiene la restauración de este coche .

Más de 200 horas de restauración :un donante , pintura , chapa , motor , tapicería y buen hacer ,dan como resultado el coche que hoy podemos probar en su hábitat natural : el campo .

Quedar en Motorkrash , siempre es una sorpresa , pues mientras esperábamos que Juan Luis y David se desliasen de las responsabilidades laborales para regalarnos su tiempo , el equipo del taller trabajaba en el recién llegado Austin Healey , ¿ quién sabe quizá pronto protagonista del blog ? bueno para eso tocará esperar todavía .

Marcadas las pautas del trabajo , podíamos poner rumbo en el Mercedes y disfrutar off road del que fue utilizado como vehículo militar .

La lluvia dejó paso al sol Toledano y un campo verde lleno de cereal era el mejor fondo para destacar a nuestro protagonista .

Cómodo , sencillo y sobrio , un gran volante que me resulta familiar y pocos Gadchets , apenas una radio y un techo solar en el techo duro .

En la carretera resulta cómodo , es alto espacioso , al ser la versión corta , es fácilmente maniobrable y tanto las plazas traseras como las delanteras junto al maletero lo hacen fácilmente usable para el día a día .

No es un deportivo , eso está claro y su motor diésel de cinco cilindros , rinde algo menos de 90 cv pero la diversión empieza donde termina el asfalto .

Una caja de cambios con su reductoras y una altura considerable son suficiente para mover este tanque germano .

Sin miedo a vadear un río o subir una pendiente ,el Mercedes se porta como un auténtico valiente .

Poco teme al Toyota que nos sigue con toda su tecnología .

Este es un coche de los de antes donde la obsolescencia planificada , es una pegatina en el parabrisas .

Campo , tierra , agua , y yo ,sin parar de disfrutar dando saltos y riendo como un niño.

Toca la primera parada para estirar las piernas y sentir la primavera ; el tomillo y el Romero se juntan con el verde cereal y una pudorosa amapola intenta presumir de rojo ante el burdeos de nuestro coche . Descubro entonces lo práctico del auto ; su portón trasero ideal para sentarse y disfrutar del campo , lejos del ruido y con la sola sensación del paso del tiempo con la sombra que de marca la silueta del coche .

El ejercicio de observación plena y relax , estaba muy bien pero ahh , soy hombre de acción y necesitaba más kilómetros de aventura .

De camino por los caminos , llegamos a : El Casar de la Inesa , un complejo rural maravilloso donde José nos abre las puertas y tomamos aire en tan precisa localización .

El tiempo apremia y las responsabilidades laborales hacen que sea el reloj el que marque la pauta del tiempo , toca regresar al taller y perfilar el coche .

El paisaje verde y el olor a campo , el tiempo marcado por la sombra , deja paso al tictac del cuarzo y al asfalto .

Toca girar la llave y devolverla al llavero , cerrar las puertas y desear que su dueño disfrute como nosotros del trabajo que con cariño ha hecho el equipo del taller .

Un gran clásico al que sin duda , después de esta restauración , todavía le queda mucho por vivir .

Un saludo y dulces rodadas .

P.D. Gracias al equipo de Motorkrash por compartir con nosotros esta sana locura.

Agradecimientos sin duda al que hoy estará disfrutando de su genial clásico , su dueño Adrián y a la amabilidad de José del Casar de la Inesa

Más info de Motorkrash

Info del casar de la inesa

Esta entrada fue publicada en clásico del mes. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s