Volvo 850 T5 SW : un año no es nada …

A falta de un año para considerarse clásico ,este sueco manufacturado en Bélgica sigue rodando , haciendo honor a su marca ” yo ruedo” ( traducción al castellano del latín Volvo)  




Un año no es nada pero la impaciencia del que escribe no podía esperar más .

Después de varios intentos para poder tener entre mis manos el volante de la que en su momento fue una de las rancheras más rápidas del mercado , ahora tenía las llaves y la compañía perfecta para tal fin .

Uno se da cuenta que se hace mayor por muchos motivos : de la noche a la mañana los niños te llaman ” señor “, los rizos que antaño adornadan ” la divina cabellera ” hoy pasan , a una calva brillante la cual necesita de una gorra para protegerse del frío o del calor y no sólo el hecho de recordarme mi prole que cómo podía divertirme de pequeño sin artilugios informáticos me recuerdan el paso del tiempo ;Los coches los veo diferentes .

Me reconozco un apasionado de los coupes , los descapotables y deportivos y no son santo de mi devoción, berlinas y ni mucho menos rancheras , pues te das cuenta que con el tiempo estas preferencias cambian . 





Me gustan las berlinas y me empiezan a enamorar las rancheras : me hago mayor .

Esta marca llega a casa con el mayor de los varones : Lorenzo , un día y sin decir  nada llegó a casa el primer Volvo, un 740.

Nunca me dejó indiferente, me recordaba la línea de los coches americanos con ese corte en la parte trasera de techo , muy grande por fuera y enorme por dentro : cuero … ¡ que gracia montarme en un coche con el que antes había jugado en escala 1:43 !.

Más tarde el 740 dió pasó a un 760 , algo más moderno y potente ” me empezaban a gustar estos coches y sus singulares líneas ”

Creció la familia y Lorenzo cambió las berlinas por una potentisima Ranchera el 850 t5 .



Supongo que empezaba a darse cuenta que se hacía mayor , que su prole preguntaba , que sus rizos daban paso a su calva y que las rancheras las empezaba a ver atractivas ….

Hoy  , yo, como muchos de vosotros , empiezo a descubrir y ver las utilidades de estos vehículos.

Entrados en materia y una vez alineados los planetas , consigo casi a tradición hacerme con las llaves del Volvo , ¡ ahí está! Después de una parada técnica para poner a punto su bestial cinco cilindros turbo que rinde más de doscientos caballos capaz de lanzar al familiar a más de 220km/h , el sueco vuelve a rodar .



El coche actualmente se encuentra en proceso de restauración pero como os he dicho al principio y pese a “un año no ser nada “, no quería perder la posibilidad de tomarlo entre mis manos antes de que alguna oferta seduzca a su propietario y me quedase sin la oportunidad : actualmente este tipo de coche empieza a cotizarse , tanto el T5 como el mayor de la casa el R ,o sus rivales y coetáneos alemánes Audi o Mercedes ( los Amg o los S).


Manos a la obra , primer contacto : cierre centralizado , ok , abrimos el coche y …. medio giro al contacto…..perfecto .



Me encanta jugar con los” gachets ” de los coches que pruebo , todos ok , ordenador de abordo , aire ( enfría poco el paso del tiempo es una realidad y todos nos hacemos mayores ) limpias de los faros ( bandalizados  pero funcionan ) en fin … algún día estará casi perfecto , o no …. pero su potente motor se hace notar 24 años después de salir de la cadena de producción diciendo ” yo ruedo ” y lo notas creedme si os lo digo , cuando entrado en temperatura el motor relajáis un poco el pie derecho sobre el pedal del acelerador y la aguja del turbo sube , un coche familiar capaz de satisfacer las necesidades de un conductor un poco más exigente….




¿Cómodo? , mucho ,sus más de cuatro metros y medio no son problema para circular por una gran ciudad, su habitabilidad es queda latente cuando te sientas en las plazas traseras  sin problemas y del maletero no os digo nada , existía la opción de dos plazas en sentido contrario de la marcha ( para niños ) que quedaban alojadas en el vano del maletero .

La experiencia de conducción es confortabilisima , y los acabados de primera , cierto qué bonito , no lo es , más bien austero y práctico .

Mientras buscamos el marco idóneo para las fotos , yo sigo disfrutando como un enano del coche , y como si de un ejercicio de regresión se tratase empiezo a recordar mi pequeño Volvo de Majorette con su remolque con caballos , de los sueño de entonces y de todas las realidades conseguidas , del paso inexorable del tiempo y de lo bello de vivir cada instante …. después de rozar los límites de la petulancia y un poco antes de ponerme a soltar frases de autoayuda… mi copiloto me insta a que me deje de zarandajas que tenemos que devolver el coche , limpio y con gasolina , entonces y por arte de magia aparece el marco perfecto.

Un viejo molino que se resiste a desaparecer a pesar del descuido y los años , como nuestro protagonista , duro y aunque sin velas , conserva intacto sus engranajes de antaño ( buena materia prima en ambos casos para volver a rodar).


Lo prometido era deuda y después de probar la capacidad off road del Volvo y de la sesión de fotos ,volvemos a la cuidad para limpiarlo y llenar combustible al grandullón, toca devolverlo muy a mi pesar.


Es un buen coche para el día a día sin nada que envidiar a cualquier ranchera o monovolumen actual , si que es cierto que consume , pero la realidad es que quien compraba un auto de estos poco le importaba el consumo y si las prestaciones y el prestigio de marcan amen de la seguridad del coche .


Aparcado el T5 empiezo a mirar y resulta que cada rincón , cada ángulo me resulta más atractivo, ¡caben las bicis !y el perro !… Pienso entonces ¿ me estaré haciendo mayor ? 

Sin duda querido escritor .


Un saludo y dulces rodadas 

Esta entrada fue publicada en clásico del mes. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Volvo 850 T5 SW : un año no es nada …

  1. David dijo:

    Yo tuve uno.
    El peor de los 15 coches que he tenido.
    La lista de averías no cabe en este servidor 😉
    Daludos

    Me gusta

  2. Daniel dijo:

    Tengo la gran fortuna de tener uno desde hace 15 años y, a diferencia de David, ni un sólo paso por el taller más allá del mantenimiento normal de cualquier vehículo: revisiones de aceite y filtros, una bomba de gasolina que es algo normal y un radiador que sufrió una pedrada por la autopista… Un vehículo que mirando por él es eterno y te lleva al fin del mundo…
    Muy buen reportaje, me ha encantado la lectura, sobre todo por prestar atención a un coche que casi nadie mira para él…
    Un saludo.

    Me gusta

  3. Sergio dijo:

    Menuda máquina, yo también soy el afortunado que posee uno de estos.

    Me gusta

  4. Nacho dijo:

    Hola! Soy Nacho, el afortunado y actual propietario de esta unidad del reportaje.
    Me gustan mucho las fotos y el texto.
    Un saludo a todos! 😉

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s